Las nuevas tecnologías y con ellas los productos de última generación se caracterizan por estar siempre en constante cambio y movimiento. No es de extrañar comprar el último móvil del mercado y que al día siguiente ya hayan sacado a la venta otro celular mejor y con mejores características. Precisamente el cambio de móvil o venta de móvil, es uno de los cambios más habituales en la sociedad de hoy en día. El teléfono móvil es probablemente el elemento que más usamos a diario de todo el campo de la tecnología, ya que sus servicios múltiples nos ayudan en un gran número de ocasiones. Gracias al uso del móvil podremos estar constantemente conectados con nuestro alrededor, hacer fotos y vídeos online, o estar mirando las famosas e influyentes redes sociales.

Sin embargo más allá del uso interno que damos a nuestro móvil, también hay que mencionar como nos dejamos llevar en muchas ocasiones por su diseño y color por fuera, o lo que es lo mismo por su “look”. Por lo general cada móvil se parece a su dueño, y eso es bien sabido por todos. Hay personas que se conforman con cualquier tipo de color y tan solo ponen un pequeño protector a su móvil por seguridad, mientras que hay otras que se compran un móvil con un color sorprendente y visten a su teléfono con todo tipo de fundas y protectores de colores último modelo.

Si eres de los segundos y vistes a tu móvil siempre a la última, seguro que siempre que cambias de móvil te encuentras con un problema, y es el comprar de nuevo otra gran variedad de fundas. Para que no sientas que las fundas que tienes son obsoletas o quedan desaprovechadas, atiende a los siguientes consejos que damos para que seas el centro de atención en el mundo de las fundas.

En el caso de que la funda obsoleta sea de silicona tienes la opción de acudir a internet o a cualquier revista impresa y tomar algún diseño curioso o que te guste. Una vez lo tengas impreso y tomes correctamente las medidas acordes a tu teléfono lo puedes pegar con cola a tu antigua funda para que quede brillante y correctamente puesto.

Otra opción es realizar pequeñas modificaciones a tu antigua funda sin llegar a cambiarla del todo. En este caso deberás de buscar pequeños elementos que sean decorativos o detallas que sean llamativos. Como ejemplo pueden ser trozos de tela, pintura o alguna imagen en particular. La mejor manera de poner estos elementos siempre será forrando tu antigua funda. Junto con estos elementos de decoración debemos de decirte que el uso del pintauñas funciona y mucho. Más allá de cualquier rotulador o permanente, si empleas un pintauñas para diseñarla verás como los resultados son sorprendentes. Además, no olvides que los tienes disponibles en una gran variedad de colores.

¿A qué esperas para unirte a la moda de las fundas tuneadas?