En la actualidad el teléfono móvil se ha vuelto un imprescindible para una gran parte de los ciudadanos. Es evidente del uso que todos le damos a diario, y es precisamente por este motivo por el cual en muchas ocasiones corremos el riesgo de que se nos pueda rallar o simplemente estropearse por el uso y llegues a la determinación de vender móvil usado.

Antes los teléfonos eran mucho más resistentes a cualquier caída y al paso del tiempo. Todos recodamos el famoso Nokia que parecía más un “ladrillo” que un teléfono como tal. La forma y los materiales con los que se fabricaban ayudaban a esta resistencia, por lo que un golpe de ahora antes no era ni un rasguño para nuestro terminal. Con el tiempo los materiales y formas de los móviles han ido cambiando hasta llegar a las estándar de hoy en día de unas 5,5 pulgadas aproximadamente. En la actualidad en muchas ocasiones es el diseño y la fabricación externa lo que nos hace decantarnos por un móvil u otro, más allá de otras características que deberían de resultados de más importancia. Aquí es donde entran en juego las famosas fundas o carcasas que prácticamente todos conocemos y usamos a diario. No es comprensible comprar un teléfono y no ponerle una funda.

El mundo de las fundas también ha ido evolucionando. Hace años la novedad era llevar nuestro terminal con una funda de tela o simplemente un pequeño calcetín, ¡era la moda! Por suerte esta tendencia quedó atrás y en la actualidad puedes encontrar una gran variedad de fundas con una buena calidad y a un precio más que razonable. Por lo general cuanta más calidad tenga el móvil, más te costará la funda. Además, hay un sinfín de diseños y de colores con los que podremos “vestir” a nuestro móvil, y que también vaya a la última. No obstante, debes también de tener en cuenta que estas fundas no son eternas, y con el uso en muchas ocasiones se ponen amarillentas o se rompen. A pesar de esto siempre será mejor que se estropee la funda y no el móvil, ¿no crees?

En cuanto a los tipos de fundas, hay una gran variedad. A continuación te contamos cuales son las más usadas:

Fundas de silicona

Son de las más usadas, están fabricadas de todo tipo de diseños y no suelen ser caras. Con este tipo de fundas llevarás tu móvil totalmente protegido manteniendo siempre la misma forma original.

Fundas rígidas

Son parecidas a las de silicona, pero mucho más duras. Estas fundas protegen en mayor grado a tu móvil y además son mucho más seguras contra posibles caídas de tu terminal. Son fabricadas en un gran número de diseños y colores, y son muy fáciles de poner.

Fundas de libro

Es otra de las opciones más usadas por la sociedad actual. Esta funda se compone de una parte dura y de silicona sujeta a otra parte que compone el denominado “libro”. Se caracteriza por proteger todas las partes del teléfono, por lo que es de las más seguras que existen. No obstante, debes de tener en cuenta que esta funda hará que tu móvil sea más grande.

Fundas 360

Son fundas compuestas de varias piezas. Esta funda tiene la peculiaridad de que protege todo el terminal entero incluido la pantalla, de ahí su nombre. Su instalación es algo más compleja que las convencionales, pero te garantizamos que es de las más seguras que existen. Otra de las cosas que debes saber es que no tiene una amplia gama de diseños, ya que son de las más novedosas que existen.