El tiempo pasa cada vez más rápido y poco a poco se va acabando el 2018. Y como cada final de septiembre y comenzamiento de octubre, las compañías de móviles anuncian sus nuevos modelos del año siguiente, con multitud de novedades y nuevas funcionalidades para satisfacer nuestras necesidades.

 

Tras tanto anuncio, tenemos la tendencia a cambiar nuestro móvil por un nuevo dispositivo con cada pequeña funcionalidad que no conocíamos hasta 5 minutos antes, y que ahora mismo se nos antoja por imprescindible. Evidentemente, este cambio conllevará un gasto elevado en el nuevo smartphone de moda y un buen bocado a nuestro presupuesto, que ya es mínimo con los inicios de la nueva temporada. Descubramos, entonces, los motivos por los que deberíamos considerar comprar un smartphone de segunda mano en este 2018.

 

Motivos de una decisión

 

El primer motivo ya lo hemos comentado, pero hay que reconocer que es realmente importante: el precio. Hacerse con un terminal de segunda mano es sensiblemente más económico que comprando uno nuevo. Puede parecer una obviedad, pero si afrontamos un gasto imprevisto derivado de la rotura o pérdida de nuestro móvil habitual, agradeceremos tener una alternativa más económica a las nuevas opciones.

 

En segundo lugar, la innovación innecesaria. Este punto es muy importante porque es cierto que cada vez aparecen nuevos móviles con multitud de opciones nuevas, pero lo más oportuno sería preguntarnos si realmente nos hace falta dicha característica o es simplemente un añadido que nunca utilizaremos. El uso habitual de la mayoría de usuarios se centra en consultar sus redes sociales, navegar, usar Whatsapp, realizar algunas fotos… y poco más. Y hablamos de usuarios de terminales bajos o de Iphones o el último Samsung. Por mucho que los móviles sean ordenadores de bolsillo, nuestro uso no siempre va a ser el de todas las opciones, cabe tenerlo en cuenta.

 

Por otra parte, la fiabilidad de los modelos de segunda mano está más que acreditada con el tiempo. Al contrario de lo que ocurre con nuevos móviles que pasan una fase de testeo entre el público, y no siempre con buen resultado, los dispositivos más veteranos tienen un funcionamiento perfecto acreditado por el uso de millones de usuario durante largas jornadas. La sensación es que nos hacemos con un terminal totalmente fiable.

 

Por último, hoy en día ya hay empresas de prestigio que ofrecen terminales de segunda mano con plenas garantías de funcionamiento y rendimiento, como Gestpointgsm, sin que tengamos dudas de que nos va a funcionar durante un largo período de tiempo a pleno rendimiento. Al existir una opción tan profesional, la alternativa de optar por un terminal de segunda mano se convierte en una decisión inteligente en muchos casos.

 

Cómo hemos visto, a pesar de que nos inunden cientos de noticias sobre millones de novedades en el mundo de telefonía, no tenemos que caer ante cualquier canto de sirena y hay que estudiar la opción que mejor se ajusta a nuestras necesidades. Es posible que podamos permitirnos un terminal de última generación que vayamos a explotar en todas sus funcionalidades, pero quizás la opción más inteligente en este 2018 es comprar un smartphone de segunda mano, que simplemente cumpla con lo que le pedimos a un móvil y nos permita ahorrar un dinero.